¿Qué fue del IoT? Radiografía actualizada de su impacto en las empresas conectadas

Compañías industriales, energéticas o agrarias ya perciben los beneficios de los dispositivos conectados, que incluso ayudan a concebir espacios de trabajo inteligentes. Combinado con otras tecnologías y en el marco de una estrategia clara, el internet de las cosas (IoT) mejora el día a día empresarial gracias a las soluciones de ‘startups’ especializadas.

Comienza la jornada laboral. Los profesionales que llegan a la compañía en vehículos privados aparcan fácilmente gracias a la información automática sobre las plazas disponibles. Tras recibir el visto bueno de un sistema de reconocimiento biométrico, acceden al edificio, que supervisa su seguridad y ajusta los parámetros de iluminación y climatización. Esta hipotética escena es una realidad cotidiana para algunas empresas gracias al internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Del potencial de esta tecnología, que facilita la conexión entre dispositivos para el intercambio de información, se habla desde hace tiempo: Gartner la calificó como tendencia de alto impacto ya en 2011. ¿Por qué acapara menos titulares últimamente y cómo se está integrando en las compañías desde que sus siglas se popularizaran? «En 2015 sonaba mucho porque era un mercado muy incipiente. La inversión creció mucho después y ahora es una tecnología más establecida que otras menos explotadas y de las que se habla más», justifica Jorge Trincado, CEO de Thinger.io, una plataforma de código abierto para desarrollar proyectos IoT.

 

¿Qué fue del IoT? Radiografía actualizada de su impacto en las empresas conectadas

Pese a que muchas compañías se han sumado a esta tendencia progresivamente desde que saltó a la palestra, aún hay margen para su adopción en el ámbito corporativo. El IoT no se ha implantado tan rápido como se esperaba hasta ahora, según la consultora McKinsey. En España, solo el 22,8% de las compañías de 10 o más empleados y el 11,3% de las restantes cuenta con estos dispositivos. A juicio de Trincado, su elevado coste y la necesidad de desarrollar pruebas para testar su potencial ralentizaron su adopción, pero el mercado de ‘hardware’ «ha crecido y reducido los precios» y los proyectos actuales «son maduros y fácilmente replicables».

“En 2015 el IoT sonaba mucho porque era un mercado muy incipiente, ahora es una tecnología más establecida”

Por ello, el despliegue del IoT continuará creciendo en los próximos años. McKinsey estima que generó un valor de 1,6 billones de dólares a nivel mundial en 2020 (unos 1,5 billones de euros) y alcanzará entre 5,5 y 12,6 billones de dólares (5,2 y 12 billones de euros) en 2030. Al hilo del reciente InnovaHome Festival organizado por BBVA Open Innovation sobre esta tecnología, conectamos con emprendedores especializados para conocer los beneficios que aporta a las empresas que la han incorporado y las buenas prácticas a seguir para que el resto puedan incorporarla ahora.

 

Internet de las cosas

Fábricas, las más beneficiadas por el IoT

Contar con sensores, ‘wearables’ o ‘smartphones’ es solo el primer paso. «El IoT es una pieza dentro de un ecosistema tecnológico. Lo importante no es que produzcas datos, sino qué haces con ellos: analítica de datos e inteligencia artificial van de la mano», asegura Trincado. Además, el grado de implantación y los usos concretos de esas tecnologías combinadas difieren en cada sector.

  • Industria. El 26% del valor del IoT en 2030 se generará en las fábricas, las más beneficiadas según Mckinsey. Entre las ventajas, figuran la automatización de procesos, la mejora de la eficiencia y el mantenimiento predictivo de las máquinas. Los dispositivos también aumentan la seguridad de los operarios, como demuestra Prysmex. Su ‘software’ crea «un modelo 3D de la planta similar a un gemelo digital [la réplica virtual de un sistema] para analizar riesgos en tiempo real y prevenir accidentes», detalla Susana Ruiz, su cofundadora.
  • Salud. Medidores de glucosa y monitores cardiacos conectados, ‘wearables’ para monitorizar la actividad física… Son muchas las soluciones conectadas en el ámbito sanitario. Cuideo, que ofrece un dispositivo de teleasistencia para los mayores, o HumanITCare, una plataforma para realizar un seguimiento remoto de pacientes con enfermedades crónicas, son algunas ‘startups’ que las emplean.
  • Energía. Optimizar procesos y ahorrar costes son las principales ventajas de utilizar tecnologías como las que ofrece Myadtech. Combinando ‘hardware’ propio y una plataforma en la nube, «convierten medidores de agua, luz y gas en inteligentes para ayudar a realizar lecturas de forma remota, revisar facturas vencidas, reducir la morosidad y el desperdicio de energía y ofrecer una mejor experiencia al cliente», según explicó su CEO, Marco Andrade, en el InnovaHome Festival.
  • Agricultura. Algunas ‘startups’ del sector ‘agrotech’, una de las tendencias tecnológicas de 2022 según BBVA Open Innovation, utilizan sensores para monitorizar los cultivos, evitar el desperdicio de agua y fertilizantes y agilizar la labor de los agricultores. Entre ellas, Kilimo, Aqualytics o Libelium.
  • Logística y movilidad. Los dispositivos conectados facilitan la trazabilidad de los productos en toda la cadena logística. Además, el IoT mejora la gestión de flotas de vehículos, como logra la ‘startup’ del ecosistema de BBVA Open Innovation Pulpo, y contribuye a la seguridad de conductores, como en el caso de la protección a motoristas que ofrece LiveLink.
  • Banca.Los datáfonos demuestran que los bancos fueron pioneros en IoT. En los últimos años, se han adaptado a los últimos dispositivos conectados: la ‘app’ de BBVA está disponible para Apple Watch y a los ‘smartwatches’ de Samsung.

 

“Las oficinas tradicionales pueden convertirse en ‘smart offices’ para cuidar el medioambiente”

Transformar los productos que comercializan en dispositivos conectados puede tener otra finalidad para muchas empresas: predecir los deseos de los usuarios. «Cafeteras, microondas o neveras obtendrán información anonimizada sobre cuándo y cómo los usamos o qué dispositivos hay alrededor y el ‘marketing’ se adelantará a lo que necesitamos», augura Trincado. Garantizar la privacidad de la información personal es fundamental en este escenario: la Agencia Española de Protección de Datos avisa de la importancia de que las compañías identifiquen y gestionen los riesgos del tratamiento de datos personales.

Oficinas más inteligentes (y sostenibles)

Los profesionales también pueden beneficiarse de la adopción del IoT en su puesto de trabajo. «Las oficinas tradicionales pueden convertirse en ‘smart offices’ para apoyar la colaboración entre equipos, generar espacios más flexibles y cuidar el medioambiente», enumera Marcos Andrade, de Myadtech. De hecho, un 42,1% de las compañías españolas utilizan medidores, lámparas y termostatos inteligentes que contribuyen a la eficiencia energética.

“Las oficinas tradicionales pueden convertirse en ‘smart offices’ para cuidar el medioambiente”

Algunas empresas ofrecen soluciones integradas para este entorno, como Metrikus, que monitoriza la ocupación y capacidad de los espacios, la calidad del aire o el consumo energético de las oficinas. Por su parte, Telefónica ha presentado una plataforma para crear espacios inteligentes combinando varios sistemas.

 

¿Qué fue del IoT? Radiografía actualizada de su impacto en las empresas conectadas

Hoja de ruta para encajar el IoT

Para evitar que los proyectos IoT fracasen, las compañías deben tomar nota de unas cuantas recomendaciones antes de ponerse manos a la obra.

  • Empezar cuando la operativa esté clara. «La tecnología funciona cuando la empresa tiene sus procesos bien definidos, maduros y estructurados», aconseja la cofundadora de Prysmex.
  • Definir una estrategia donde el IoT sea el medio, no el fin. Andrade afirma: «Se debe identificar un problema en el que se quiera maximizar el beneficio y alinear el producto IoT a él».
  • Colaborar con terceros. El CEO de Thinger.io. aconseja «ponerse en mano de expertos que ayuden a identificar el ‘hardware’ adecuado para cada caso de uso y la viabilidad y rentabilidad del proyecto».
  • Ser consciente de los desafíos. La mencionada privacidad de la información, la ciberseguridad (el 43% de las empresas no protege completamente su infraestructura IoT) y la interoperabilidad (los dispositivos conectados aún no se comunican fácilmente entre sí) son aún retos pendientes a tener en cuenta.

El internet de las cosas ha demostrado que, lejos de ser una tecnología de la década pasada, genera un impacto real en las compañías y tiene un futuro prometedor por delante. El despliegue del 5G, que favorece una mayor velocidad de conexión, e incluso la combinación con el metaverso abrirán nuevas oportunidades para aprovechar al máximo los dispositivos conectados. Aunque no se repara con frecuencia en su labor silenciosa y ya no acaparan titulares, están y estarán cada vez más presentes, enlazando cada rincón de las empresas.

Filtrar por iniciativa
Filtrar por ciudad
0
Este sitio web está registrado en wpml.org como sitio de desarrollo.